Sea House. Técnica mixta sobre madera 100 x 144 cm.

López Herrera

"Asuntos propios"

14 enero - 20 febrero 2016
Evolution. Técnica mixta sobre madera 140 x 200 cm.
Paisaje I. Técnica mixta sobre madera 100 x 100 cm.
Paisaje II. Técnica mixta sobre madera 100 x 100 cm.
Sunday Morning. Técnica mixta sobre madera 115 x 165 cm.
Confidence. Técnica mixta sobre madera 95 x 170 cm.
Raras Avis. Técnica mixta sobre madera 122 x 100 cm.
Minnesota. Técnica mixta sobre madera 100 x 100 cm.
Estación. Técnica mixta sobre madera 74 x 122 cm.
Lucera. Técnica mixta sobre madera 40 x 40 cm.
Out. Técnica mixta sobre madera 115 x 162 cm.
Landscape III. Técnica mixta sobre madera 122 x 190 cm.
Pepi-Pili-Conchi. Técnica mixta sobre madera 122 x 144 cm.
Waiting room. Técnica mixta sobre madera 122 x 150 cm.
Paisaje III. Técnica mixta sobre madera 100 x 100 cm.

López Herrera

"Asuntos propios"

14 enero - 20 febrero 2016

Es casi imposible mirar un cuadro de  Manuel López Herrera y no recordar el realismo goticista de Grant Wood. La inconfundible silueta alargada de sus personajes silentes, hieráticos, encierra en el artista español imaginarios estereotipos locales, al igual que hacía Wood con sus granjeros del Iowa. Para más proximidad inevitablemente evocada, de aquel realismo que abrió las puertas a la modernidad en USA y que luego fue continuado por Hopper, otro gran admirado por nuestro pintor, reparamos en los escenarios en los que inserta a las nuevas figuras creadas. Casas de estilo victoriano, una arquitectura muy extendida en la Costa de Nueva Inglaterra y cuya fisonomía salpica muchos cuadros deshabitados de López Herrera, añadiendo un plus de misterio “hitchcockiano” a esta magnífica exposición de nuestro artista madrileño y que él mismo presenta en Kreisler bajo el sugerente título de “Asuntos Propios” (Own Matters). No obstante, es posible averiguar a cada paso la huella inimitable del pintor, su personal modo de hacer la materia, las texturas y mezclas que emplea para obtener una determinada paleta, muy suya. Y también la manera en que maneja el dibujo lineal, construyendo nítidas formas geométricas de un paisaje cambiante, compuesto de lejanías y cercanías hechas a medida, queriendo emular sin serlo los marcos o tramoyas de un teatro ambulante. Fuera de la realidad a la que estamos acostumbrados, este Show de Truman envuelto en luces irreales, donde la vida parece repetirse monótona, inalterada, nos desasosiega por la extraña inquietud que producen los lugares, por ese ininteligible juego de ambigüedades entre lo ausente y lo que se deja ver, por su inexpugnable frialdad externa, tan alejada de nuestro anhelo de realidad acogedora. La misma frialdad deshumanizada que sintió Jim Carrey al saberse dentro de una, digámoslo así, “certera ficción”, fuera de la cual no existe nada más que el puro artificio del engaño.

Sea como fuere, estos cuadros recientes de López Herrera vuelven a embaucarnos, irremediablemente, porque además de los múltiples significados que esconden, nada aleatorios, sino pensados, reflexionados, son magníficas lecciones de buena pintura. Esa pintura a la que nos debemos quienes disfrutamos con sus historias contadas, y de la que sin duda habremos de sentirnos muy satisfechos al comprobar la altura de miras de artistas que representan internacionalmente nuestro panorama figurativo actual.

López Herrera, Madrid, 1946 es  un pintor relevante gracias a los numerosos premios conseguidos a lo largo de su carrera: Premio Especial del Reina Sofía la Medalla de Honor en los Premios BMW de pintura o el Premio del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid. Desde 1972 celebra exposiciones en España y Europa, así como en Estados Unidos y varios países hispanoamericanos, estando su obra representada en numerosas colecciones públicas y privadas  de arte contemporáneo.

Amalia García Rubi. Infoenpunto

http://infoenpunto.com/not/17543/-ldquo-asuntos-propios-rdquo-pinturas-de-manuel-lopez-herrera-en-kreisler/

Leer más